Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 octubre 2007

cuarzahumado.jpg

Existen en cristalografía siete sistemas de ordenación, en función de los ejes cristalinos y de los ángulos en que se cortan dichos ejes. Estos sistemas son, unto con sus formas básicas:

  • Sistema cúbico (regular): tres ejes de la misma longitud y perpendiculares entre si: cubo, octaedro, rumbododecaedro, pentagonododecaedro, icositetraedro, hexaquisoctaedro.

  • Sistema tetragonal (cuadrático): tres ejes perpendiculares entre sí, con dos de ellos de idéntica longitud y en el mismo plano, y el tercero (eje principal), más largo o corto: prismas y pirámides de 4 caras, trapezoedros y pirámides de 8 caras, bipirámides.

  • Sistema hexagonal: tres de los 4 ejes poseen la misma longitud, en el mismo plano, cortandose con ángulos de 120º, el cuarto es perpendicular a ellos: prismas y pirámides de 6 caras, pirámides y bipirámides de 12 caras.

  • Sistema trigonal (romboédrico):tres de los 4 ejes poseen la misma longitud, en el mismo plano, cortandose con ángulos de 120º, el cuarto es perpendicular a ellos; la diferencia entre el sistema trigonal y el hexagonal es de simetría: en el hexagonal, el corte transversal del prisma es un hexágono, en el trigonal un triángulo: prismas y pirámides de 3 caras, romboedro, escalenoedro.

  • Sistema ortorrómbico: tres ejes de diferente longitud y perpendiculares entre sí: pinacoide básico, primas y pirámide rómbicos, bipirámides rómbicas.

  • Sistema monoclínico: tres ejes de diferente longitud, 2 de ellos perpendiculares entre sí, y el tercero inclinado; pinacoide básico y prismas con caras inclinadas.

  • Sistema triclínico: tres ejes de distinta longitud inclinados unos respecto a otros; pinacoides.

Anuncios

Read Full Post »

p2120068a.jpg

Se denomina macla al crecimiento de dos o más cristales juntos siguiendo una ley determinada. Las maclas pueden ser dobles, triples o mútiples en función del número de cristales que crezcan juntos. Si crecen unos junto a otros se llaman maclas de contacto, y si interpenetran entre sí, maclas de penetración.

Más frecuente que las maclas es el crecimiento desordenado de diversos tipos cristalinos; a esta formación se le denomina agregado, y puede originar formas radiadas, fibrosas, columnares, foliosas, granudas, crustáceas o escamosas.

A veces los minerales se forman con una forma cristalina distinta a lo habitual, a causa de procesos de transformación química; este fenómeno es conocido como pseudomorfismo.

En los huecos redondeados de las rocas magmáticas, nacidos a partir de burbujas de aire presentes cuando el magma se solidificó, pueden desarrollarse crecimientos de minerales muy característicos: se les denomina drusas o geodas, y pueden ser de gran belleza, como es el caso de las famosas geodas de amatista brasileña

Read Full Post »

p5040005a.jpg

La mayoria de los minerales poseen una estructura cristalina, con los átomos y moléculas ordenados regularmente y una geometría muy rígida. Los cristales suelen ser de pequeños a microscópicos; ocasionalmente aparecen en la naturaleza formas cristalinas de gran tamaño. El tamaño de los cristales determina su uso en joyeria: las inclusiones que suelen presentar las formas cristalinas grandes y el diminuto tamaño de los excesivamente pequeños, los hacen inadecuados para su empleo en joyas.

La estructura cristalina es la que determina las propiedades físicas de la gema citadas en anteriores artículos: dureza, fractura, exfoliación, forma, etc. Pese a la regularidad de su ordenación atómica, no se muestran siempre en formas regulares, ya que algunas de sus caras se desarrollan a costa de otras; pese a ello, los ángulos formados son constantes.

En el lenguaje propio de la cristalografía, se llama facies a la combinación de caras que aparece en un mineral; por ejemplo el granate, que pertenece al sistema cúbico, puede darse como icositetraedro o como rombododecaedro.

Otro término empleado en gemología es hábito, que define la apariencia de la formación cristalina, y puede ser pizarroso, lanceolado, columnar, aciculado o de penetración.

 

 

 

 

Read Full Post »

p5180012a.jpg

La inmensa mayoría de las gemas son minerales, y en función de su origen podemos diferenciarlas brevemente en gemas de origen volcánicogemas de origen sedimentario, y gemas de origen metamórfico.

  • De origen volcánico o mágmatico: cristalizan a partir de la lava de los volcanes que llega hasta la superficie, o bien por el enfriamiento de gases y líquidos derretidos en el interior del planeta.

 

  • De origen sedimentario: surgen de soluciones acuosas por precipitación: sedimentos acumulados en las cuencas sedimentarias sometidos a procesos de diagénesis

 

  • De origen metamórfico: minerales ya preexistentes, sometidos a inmensas presiones y temperaturas, sufren un proceso de recristalización (metamorfismo)

 

Read Full Post »

ambar2.jpg

También son consideradas inclusiones:

  • Alteraciones de la estructura cristalina, tales como signos de fase de cristalización

  • Cavidades rellenas de gas (monóxido de carbono, CO2) o fluido (ácido carbónico, agua). Cuando las inclusiones son simultáneamente de líquido y de gas, se las denomina de dos fases, y si se trata de líquido, gas e inclusiones cristalinas, de tres fases.

  • Grietas y hendiduras en el cristal también se consideran inclusiones, independientemente de si estan causadas por tensiones internas o externas. Por ellas el aire puede entrar y ocasionar modificaciones del color.

Generalmente se considera en joyeria que las inclusiones devaluan el valor de las gemas; excepcionalmente, algunas de ellas producen efectos muy valorados: seda, asterismo, ojo de gato, etc. Destacaremos la presencia de inclusiones de  rutilo en el cuarzo ahumado, que dotan a la piedra de una espectacular belleza, máxime cuando adoptan forma estrellada.

 

 

 

Read Full Post »

informacion ambar joyeriaEs muy poco frecuente encontrar gemas absolutamente “puras”, siendo lo más habitual que contengan cuerpos extraños o presenten alteraciones en sus cristales. En joyeria se denominan inclusiones a estos “fallos” que no son tales; sólo son visibles al microscopio, y al estar su creación sometida a leyes bien conocidas, suelen proporcionar abundante información al gemólogo experto acerca de su origen y formación.

Es bastante frecuente encontrar inclusiones de otros minerales (rutilo en el cuarzo rutilado, zircón en el zafiro), o del propio (inclusiones de diamante en un diamante).

Son especialmente interesantes las inclusiones orgánicas: se dan exclusivamente en las piedras de ámbar, y se trata de restos de plantas e insectos que quedaron atrapados en ellas durante su proceso de formación hace 50 millones de años. Poseen una inmensa utilidad científica a la hora de ilustrar como eran las formas de vida terrestre y en las investigaciones genéticas y evolutivas.  

Read Full Post »

cianitatallada-461.jpg

La fluorescencia (llamada así por observarse inicialmente en la fluorita), es un tipo de luminescencia que se produce al iluminar una gema con radiación ultravioleta; si las gemas continuan brillando tras finalizar la irradiación, hablamos entonces de fosforescencia.

La mayoría de las gemas reaccionan emitiendo fosforescencia al ser sometidas a radiación UV de onda corta, de unos 254 nm; otras a 366 nm, y otras a ambas. No emiten fluorescencia las que contienen hierro.

Aunque no es muy importante a la hora de distinguir unas piedras de otras, la fluorescencia sí es útil en joyeria cuando tratamos con gemas sintéticas, y en ocasiones para identificar piedras ya engarzadas.

Mediante la irradiación con rayos X se pueden diferenciar las perlas naturales de las cultivadas; estas últimas presentan luminescencia al ser irradiadas, cosa que no sucede con las naturales.

 

 

Read Full Post »

Older Posts »