Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Perlas’ Category

En joyeria es importante saber diferenciar tanto las perlas naturales de las cultivadas, como de sus imitaciones, pues sus precios varian de manera sustancial. El aspecto externo de las perlas naturales y cultivadas es similar, por lo que son necesarios metodos más sutiles de identificación.

Uno de ellos es la medición de la densidad: las perlas naturales suelen presentar una densidad inferior a 2, 73, mientras que la mayor parte de las perlas obtenidas por cultivo superan este valor.

Otro método eficaz sería la determinación de su estructura interna; la conformación interior de las perlas cultivadas depende del tipo de núcleo, mientras que en las naturales suele ser concéntrica.

Por último, citaremos el método del examen radiográfico: las perlas cultivadas, al ser irradiadas con rayos X presentan una luminosidad de tonos verdes, y amarillenta si son irrradiadas con luz ultravioleta.

 

Read Full Post »

023a.jpg

El carácter orgánico de las perlas hace que estén expuestas a sufrir modificaciones en su aspecto por causas como la desecación, ofreciendo un aspecto avejentado y reduciéndose así su vida útil: se vuelven mates, aparecen grietas en su superficie, y van perdiendo hojas paulatinamente.

Se considera que la vida media de una perla oscila entre un siglo y 150 años, pese a que existen perlas de varios siglos de edad que presentan aún toda su belleza.

Para alargar la vida de las perlas es conveniente mantenerlas apartadas de ácidos, cosméticos, laca y sudor, asi como de ambientes demasiado húmedos o demasiado secos. Hay que tener en cuenta que su poca dureza las hace muy fáciles de rayar, por lo que debe procurarse que no entren en contacto con metales.

 

Read Full Post »

057a.jpg 

Se suele mantener a los moluscos en el agua de tres a cuatro años; durante este tiempo se forma sobre el núcleo una capa de 0,8 a 1,2 mm; no conviene que permanezcan sumergidos durante más tiempo, pues podrian enfermar, morir o sufrir la perla alguna deformación. En cualquier caso, los moluscos dejan de producir nácar en su séptimo año de vida.

Las perlas japonesas se recogen de noviembre a enero; en esos meses se detiene la segregación de nácar y la perla ofrece un oriente más bello.

Una vez recogidos los moluscos, se extraen las perlas, se secan y se procede a su clasificación en función de la calidad, el color y el tamaño. Tan solo un 10% de la producción total puede destinarse a joyas de calidad.

Se puede mejorar el color o modificarlo sometiendo las perlas a diversos tratamientos, como pueden ser el teñido, la irradiacion o el blanqueo. Los colores producto de la irradiación no son estables en algunas ocasiones.

 

Read Full Post »

p6050019a.jpg

Tanto las jaulas como los moluscos que contienen han de ser limpiados varias veces al año de la suciedad y recubrimientos que quedan adheridos sobre ellas en el transcurso del tiempo.

El más peligroso enemigo de los cultivos perlíferos es un zooplancton que aparece en grandes mareas rojas, y cuyo altisimo consumo del oxígeno del agua pone en peligro explotaciones enteras. Otros enemigos son pólipos, cangrejos, peces y algunos parásitos.

Otro enemigo de los cultivos de perlas es el frío, pues el desarrollo del proceso requiere una adecuada temperatura del agua; la llegada del frío con antelación obliga en ocasiones a trasladar toda la explotación a aguas más calientes.

En la actualidad es cada vez más frecuente trasladar parte de las explotaciones a mar abierto, pues la influencia de las corrientes marinas “estimula” a los moluscos, que producen formas mas hermosas en poco tiempo; por otra parte, este metodo disminuye la sobreexplotación en bahías y mejora las condiciones de vida de los moluscos en las explotaciones costeras.

 

Read Full Post »

p2010066a.jpg

En la actualidad, más del 90% de las perlas que se encuentran en el comercio son cultivadas por la mano del hombre. Es importante recordar que esto no significa que sean artificiales o imitaciones: son perlas totalmente naturales, pero producidas mediante la intervención humana.

El cultivo de perlas data ya de fechas tan tempranas como el siglo XIII, en China, donde se colocaban objetos minúsculos en el interior de las conchas para que fuesen recubiertos de nácar. Se considera que fue el famoso naturalista sueco Linneo el primero en conseguir cultivar una perla completamente redondeada.

Las técnicas modernas de cultivo surgieron en la segunda década del siglo XX, empleando unas esferas de nácar creadas con torno que proceden de un molusco de agua dulce, que luego son cubiertas  con un fragmento epitelial de un molusco perlifero (Pinctata Martensi), para finalmente insertarlas en otro molusco perlífero. La inserción es un trabajo muy preciso, y se considera que las mujeres son más adecuadas que los hombres para este tipo de trabajo; suelen rellenar entre 300 y 1000 moluscos al día.

Los moluscos ya preparados se introducen en jaulas de plástico o cestos de alambre, y se sumergen de 2 a 6 metros de profundidad, colgados de balsas o de cables flotantes sujetos a boyas.

 

Read Full Post »

Pulsera perlas joyeriaLas perlas son quizá las gemas de origen orgánico más famosas del mundo. Son producidas por moluscos bivalvos de agua salada, y en algunos casos de agua dulce. El mecanismo de elaboración es bien conocido: la penetración de un cuerpo extraño entre el manto y la concha produce una reacción que se manifiesta envolviendo al cuerpo extraño en nácar, sustancia formada principalmente por aragonito y conquiolina. 

Las perlas pueden ser de diversos colores, tales como: blanco, argénteo, crema, rosa, verde, azul, negro, dorado… Poseen un característico y bello brillo perlado, provocado por la ordenación de las láminas de aragonito y la conquiolina en la superficie de la gema. Su tamaño puede oscilar desde el de una cabeza de alfiler a un huevo de paloma. La mayor perla conocida mide 5 cm de lar ga y pesa 454 quilates. Se exhibe en el South Kensington Museum de Londres, y se la conoce como Perla Hope. 

Las perlas ya se utilizaban como adorno hace 5000 años. Una de las razones por las que estas gemas orgánicas son tan apreciadas es la de no requerir ningún trabajado para acrecentar su belleza, pues de modo natural ya poseen plenamente su brillo perlado.

 Para su uso en joyeria, las perlas se perforan por la parte menos bella o que posea algún defecto. El  70% de las perlas se emplea Perlas cultivadas joyeriapara ensartar formando collares; con las restantes se crean todo tipo de joyas, como anillos, pendientes, pulseras…

 En la Antigüedad la explotación de las perlas se limitaba a las que se obtenían en la naturaleza: actualmente, los modernos cultivos de perlas han provocado que la perla cultivada haya desplazado en el comercio mundial a la perla natural.

Read Full Post »