Feeds:
Entradas
Comentarios

p6050019a.jpg

Tanto las jaulas como los moluscos que contienen han de ser limpiados varias veces al año de la suciedad y recubrimientos que quedan adheridos sobre ellas en el transcurso del tiempo.

El más peligroso enemigo de los cultivos perlíferos es un zooplancton que aparece en grandes mareas rojas, y cuyo altisimo consumo del oxígeno del agua pone en peligro explotaciones enteras. Otros enemigos son pólipos, cangrejos, peces y algunos parásitos.

Otro enemigo de los cultivos de perlas es el frío, pues el desarrollo del proceso requiere una adecuada temperatura del agua; la llegada del frío con antelación obliga en ocasiones a trasladar toda la explotación a aguas más calientes.

En la actualidad es cada vez más frecuente trasladar parte de las explotaciones a mar abierto, pues la influencia de las corrientes marinas “estimula” a los moluscos, que producen formas mas hermosas en poco tiempo; por otra parte, este metodo disminuye la sobreexplotación en bahías y mejora las condiciones de vida de los moluscos en las explotaciones costeras.

 

Anuncios

p2010066a.jpg

En la actualidad, más del 90% de las perlas que se encuentran en el comercio son cultivadas por la mano del hombre. Es importante recordar que esto no significa que sean artificiales o imitaciones: son perlas totalmente naturales, pero producidas mediante la intervención humana.

El cultivo de perlas data ya de fechas tan tempranas como el siglo XIII, en China, donde se colocaban objetos minúsculos en el interior de las conchas para que fuesen recubiertos de nácar. Se considera que fue el famoso naturalista sueco Linneo el primero en conseguir cultivar una perla completamente redondeada.

Las técnicas modernas de cultivo surgieron en la segunda década del siglo XX, empleando unas esferas de nácar creadas con torno que proceden de un molusco de agua dulce, que luego son cubiertas  con un fragmento epitelial de un molusco perlifero (Pinctata Martensi), para finalmente insertarlas en otro molusco perlífero. La inserción es un trabajo muy preciso, y se considera que las mujeres son más adecuadas que los hombres para este tipo de trabajo; suelen rellenar entre 300 y 1000 moluscos al día.

Los moluscos ya preparados se introducen en jaulas de plástico o cestos de alambre, y se sumergen de 2 a 6 metros de profundidad, colgados de balsas o de cables flotantes sujetos a boyas.

 

p5180006a.jpg

Para comprobar la autenticidad de los diamantes existe un método sumamente fiable, empleando un dispositivo de manejo sencillo que comprueba la resistencia al calor de la gema, aprovechando las distintas conductibilidades térmicas del diamante y sus imitaciones para realizar la identificación.

Este sistema puede emplearse con piedras ya engarzadas, lo que supone una considerable ventaja sobre otros métodos

 

Diamantes: comercio

p5180012a.jpg 

Hablar del comercio de diamantes es hablar de De Beers; esta enorme corporación y sus empresas subsidiarias controlan más del 80% del comercio mundial del diamante. Para impedor fuertes oscilaciones de precios y evitar operaciones ilícitas, De Beers influye a traves de sus sistemas de mercado, siendo necesaria para esto una fuerte cooperación por parte de los paises punteros en el comercio de estas gemas.

El proceso en el comercio del diamante es el siguiente: tras una rigurosa selección, los diamantes de valor se envían a la Central Selling Organisation (CSO), donde se reunen en lotes y se ofertan a un precio fijo, sin fraccionar los lotes.

Cada año se celebran 10 acontecimientos de venta, en los que solo poseen derecho a comprar unos 160 tallistas y pulimentadores acreditados, que adquieren los lotes de gemas en bruto en función de las peticiones de sus clientes.

Posteriormente, se venden los lotes en bolsas del diamante  existentes en lugares como Johannesburgo, Amberes, París, Viena, Milán y Londres. Amberes, con sus cuatro bolsas, es el centro del comercio diamantino más importante del mundo.

 

Joyerias en Murcia

 

Franquicias

 

 

 

 

 

Diamantes legendarios (V)

pa170004a.jpg

  • Taylor-Burton (Diamante Cartier): la historia de este diamante está unida a la de una de las parejas más emblemáticas y controvertidas del cine mundial: Elizabeth Taylor y Richard Burton. Fue adquirido por la casa Cartier, y al día siguiente de su adquisición fue comprado por Burton para su esposa Elizabeth, pasando a denominarse con el nombre que posee actualmente. Posteriormente fue subastado para destinar los beneficios a un hospital de Bostwana, y su propietario actual es desconocido. Tiene forma de pera y pesa 69,42 quilates.

  • Regente (diamante Pitt): el diamante en bruto original pesaba 400 quilates y es de origen hindú, encontrada por un esclavo en las proximidades de Golconda en 1901; fue el ministro británico William Pitt el que la hizo tallar, pasando mas tarde a manos del Duque de Orleans, Regente de Francia bajo Luis XV, y siendo engastado en la corona de este rey. Napoleon Bonaparte lo llevó en la empuñadura de su espada, y en la actualidad se exhibe en el Museo del Louvre. Es de forma abombada y pesa 140,50 quilates.

  • Ojo del ídolo: se supone que se encontraba engastado en la misma estatua de Brahma de la que fue sustraído el Orlov; cuentan las cronicas que fue entregado al Sultan de Turquía como pago del rescate por la princesa Rasheetah. Es del tamaño de un huevo de gallina, forma aplanada y un peso de 70,20 quilates.

 

 

Diamantes legendarios (IV)

pa170005a.jpg

  • Florentino (Toscano): se sabe que en 1697 este diamante pasó a pertenecer a la familia Medici, pero su origen es desconocido. Posteriormente fue utilizado como broche por la Casa Real de Hagsburgo. Su actual propietario es desconocido. Su peso es de 137,27 quilates.

  • Sha: uno de sus poseedores fue el Sha de Persia, cuyo nombre, junto con el de otros dos propietarios, aparece tallado en la gema. A principios del siglo XIX pasó a pertencer al Zar Nicolás de Todas las Rusias. No está pulido en su totalidad, y pesa 88,70 quilates.

  • Jonker: hallado por el hijo del minero Jacobus Jonker, de la piedra original 726,60 quilates se extrajeron doce gemas, siendo la más importante el Jonker I, con un peso de 125,65 quilates.

  • Orlov: numerosas leyendas rodean el origen de esta famosa gema; se dice que pertenecio a Nader Sha, y que fue robada tras el asesinato de éste y adquirida por un armenio llamado Zafras; otra leyenda afirma que fue hurtada por un francés del templo hindi de Sri Rangen, donde se hallaba en el ojo de una estatua de Brahma, dios supremo del panteón hindú. Actualmente se encuentra formando parte del Tesoro de Diamantes de Moscú, y su peso es de 189,60 quilates.

 

 

Diamantes legendarios (III)

pb140016a.jpg 

  • Gran Mogol: otro de los diamantes más famosos de todas las èpocas, solo superado en tamaño por la Estrella de África y la Estrella Menor de África (Cullinan I y II), y con forma de huevo seccionado transversalmente. La piedra en bruto original procedía de la India, y en manos de un tallador bastante torpe se transformó en un diamante tallado de 280 quilates. Pertenece al Sha de Persia.

  • Tiffany: diamante tallado de 90 facetas, cuya piedra en bruto pesaba 287,42 quilates, y que fue adquirido por la joyeria Tiffany de Nueva York; pesa 128,51 quilates.

  • Centenary: debe su nombre a la conmemoración del centenario de la empresa De Beers, y esta considerado uno de los diamantes de mejor color hallados nunca. La piedra en bruto pesaba 599 quilates, y tras ser tallado en 247 facetas y en forma de corazón por el gran tallador Tolkowsky, su peso es de 273 quilates, siendo así el cuarto diamante tallado mayor del mundo tras los Cullinan y el Gran Mogol.

  • Jubilee (Diamante Reitz): fue obsequiado a la Reina Victoria con motivo de la celebración de su 16º año de reinado; la piedra en bruto pesaba 650,80 quilates, y el diamante resultante tras el tallado pesa 245,35 quilates. Se exhibe en el Pabellón De Beers, en Johannesburg